INICIO / CONÓCENOS / MUSICOTERAPIA / PSICOLOGÍA / SENCE - ATE / SERVICIOS / CONVENIO/ CONTACTO / FAQ / ENLACES /

¿QUÉ ES LA MUSICOTERAPIA?

La musicoterapia es una Psicoterapia que utiliza el sonido, la Música, los elementos córporo-sonoro-musicales para establecer una relación entre musicoterapeuta y paciente o grupos de pacientes, permitiendo a través de ella, mejorar la calidad de vida, recuperando y rehabilitando al paciente para la sociedad.
La musicoterapia es el campo de la medicina que estudia el complejo sonido-ser humano-sonido, con el objeto de abrir canales de comunicación en el ser humano, producir efectos terapéuticos de rehabilitación en él mismo y en la sociedad. (R.Benenzon) Fundación Benenzon Argentina

GLOSARIO

Complejo del no verbal (hombre – comunicación – hombre): Es una unidad indivisible de elementos inter relacionados que constituyen los fenómenos de comunicación entre los seres humanos y que es el objetivo de estudio de la musicoterapia.
ISO: Se llama ISO (identidad sonora) al cúmulo de energías formadas de sonidos, movimientos y silencios que caracterizan a cada ser humano y lo diferencia del otro y al proceso dinámico de sus respectivas descargas.
ISO Gestáltico: Es la identidad sonora del propio individuo.
ISO Universal: Es el verdadero arquetipo corpóreo- sonoro- musical, formado por la herencia ontogenética y filogenética y que caracteriza a todos los seres humanos.
ISO Cultural: Es el cúmulo de energías que se condensan en el pre consciente y que caracterizan la cultura donde se inserta el individuo.
ISO Complementario: Está formado por un cúmulo de energías que aparecen y desaparecen de acuerdo al estado de ánimo del individuo y de las relaciones que establece con los otros .
ISO en Interacción: Resume el cúmulo de energías que caracterizan la relación, el vínculo, entre dos o más personas y está formado por las características de intercambio energético de comunicación que se produce cada vez que dos o más personas intentan relacionarse.
ISO Familiar: Es el cúmulo y la dinámica de energías sonoras, de movimiento y pausas que caracteriza a un determinado grupo familiar.
ISO Grupal: Es el cúmulo y dinámica de energías sonoras, de movimiento y pausas que caracteriza a un determinado grupo a lo largo de su desarrollo de interacción terapéutica.
ISO Ambiental: El Musicoterapeuta debe reconocer los sonidos y los fenómenos analógicos que la institución, la escuela, el aula, la sala de internación, la incubadora, el hospital o su propio gabinete va creando alrededor del paciente. Sabemos que cada lugar tiene sus propias características ambientales sonoras, olfatorias, táctiles, de temperatura, como así también rituales gestuales y de movimiento y otros infinitos códigos del contexto no- verbal. Estos fenómenos se condensan por la suma de las personas del equipo de educadores o de salud más la infraestructura dada por el edificio con sus propias producciones sonoras, por la naturaleza y el ecosistema que circunda a la institución. Todo esto le da una identidad propia al lugar que lo hemos llamado: Identidad Sonora Ambiental (ISO A), parangonándola con las identidades sonoras que caracterizan a las personas ISO Gestáltico (ISO G) y a las relaciones entre si, ISO en Interacción ( ISO I).
ISO Comunitario: El ISO Comunitario es el conjunto de fenómenos no verbales que se suceden en el transcurso del día y a través del tiempo y que caracterizan a un determinado grupo de individuos que interactúan en un determinado lugar por un principio común.
ISO Transcultural: Es la identidad sonora que caracteriza a un determinado grupo humano que se ha visto necesitado de emigrar, asimilarse, adaptarse a otro grupo humano.
“Principio de ISO”: Es el principio de la Mpta que dice: Para abrir canales de comunicación entre un paciente y el Mpt es necesario reconocer los ISOS del paciente y equilibrarlos con los ISOS del Mpt. Este mismo principio se extiende a todo tipo de comunicación analógica, sea esta familiar, escolar, empresarial  o institucional – comunitaria.
Objeto Intermediario: Todo elemento que favorece el pasaje de las energías corpóreo – sonoro – musicales con intencionalidad de comunicación de un ser humano a otro. Dependiendo de la forma cómo se utiliza el instrumento corpóreo sonoro musical puede llamarse: –Objeto Defensivo –Objeto Catártico -Objeto Totémico -Objeto Experimental –Objeto Enquistado –Objeto Integrador.
Fenómeno Totémico: Es la puesta en marcha de rituales en situación de tratamiento musicopsicoterapéutico, a los efectos de modificar y contener positivamente descargas de tensión peligrosas para la integridad e integración del individuo en un determinado grupo. Decimos que el fenómeno totémico es la consecuencia y la visualización del ISO Grupal. Este fenómeno se extiende en toda relación grupal.
Microfenómenos totémicos: Son las sucesiones de rituales que se producen a lo largo de una sesión y que permiten dosificar las descargas tensionales de los respectivos ISOS.
El silencio y las pausas como objeto de comunicación: En el espacio vincular y dentro del cúmulo de energías que forman los ISOS existe un objeto fundamental que estructura el conjunto que es el silencio y las pausas.
El agua como espacio- setting: 
Piscinas, mar, ríos, lagunas.
Acuafonos: Tambores de agua; clesidra con agua, burbujeos con bombillas.
Musicoterapia Didáctica (Mtd):
 Es un sistema de entrenamiento de alto nivel de capacitación creado por el Dr. Benenzon para completar la formación del Mta y o formar a agentes de educación, operadores comunitarios o de la salud para desarrollar sus posibilidades de comunicación no –verbal.
Es la columna vertebral de la formación. La Mtd consiste en crear un espacio y un tiempo en un encuadre musicoterapéutico a los fines de que el Mpt pueda experimentar y reconocer en sí mismo las experiencias a las que someterá o somete a sus propios pacientes. A través de este sistema el Mpt podrá jugar en sucesivas oportunidades tanto el rol de Mpt como el rol de paciente. El término “jugar”, tiene el significado de libertad de acción, o sea, no es una dramatización de un fenómeno terapéutico, sino una alternativa terapéutica más que tiene el Mpt para su formación.
Musicopsicoterapia: La musicopsicoterapia es una psicoterapia no –verbal que utiliza las expresiones corpóreo- sonoro – no –verbales para desarrollar un vínculo relacional entre musicopsicoterapeuta y otras personas necesitadas de ayuda para mejorar la calidad de la vida y rehabilitarlas y recuperarlas para la sociedad; como así también producir cambios socio – culturales – educativos en el ecosistema y actuar en la prevención primaria de la salud comunitaria.
Tiempo terapéutico: Es la adecuación, armonía y equilibrio de los tiempos biológicos y de latencia del musicoterapeuta y del paciente.
Tiempo de latencia:
 Es el tiempo particular de cada ser humano que sucede entre la percepción de un cúmulo de estímulos de comunicación del otro, la elaboración de los mismos, el impacto en el núcleo de la memoria no – verbal, la re – elaboración de ese impacto y la re – creación de la respuesta y la expresión de la misma. (arriba)

INTRODUCCIÓN
La musicoterapia como profesión abarca una amplia gama de prácticas clínicas y áreas específicas de trabajo en las que un musicoterapeuta puede desarrollar su labor. Esta diversidad profesional ha sido determinante para reconocer y aceptar que en musicoterapia se trabaja con diferentes modelos de intervención en función del contexto de trabajo, el tipo de patología a tratar, la edad cronológica y las necesidades particulares del paciente en tratamiento. Esta característica se refleja en la variedad de metodologías de trabajo y técnicas de intervención que encontramos al profundizar en el estudio teórico-metodológico de esta disciplina.(arriba)

ÁREAS Y NIVELES DE PRÁCTICA PROFESIONAL
El tema de las áreas, niveles y prácticas de la musicoterapia ha sido tratado por diversos autores (Wheeler 1983; Bruscia 1989; Ruud 1990; Maranto 1993; Bunt 1994), que realizaron categorizaciones y clasificaciones de las áreas, niveles y prácticas de la musicoterapia complejas y completas. Para formular estas categorizaciones tomaron en cuenta elementos como: el tipo de pacientes y su diagnóstico, el encuadre de trabajo, el objetivo o enfoque del tratamiento, el tipo de técnicas de intervención, el enfoque psicológico con que se orientan durante el tratamiento y el nivel de profundidad con la que estas se realizan. Podemos sintetizar las categorizaciones y clasificaciones propuestas por los autores citados en las siguientes áreas de práctica profesional:
- Área de Prevención - Estimulación Temprana - Área de Educación - Área de Reeducación - Área de Rehabilitación - Área de Psicoterapia - Área de Medicina - Área de Recreación - Crecimiento Personal - Área de Atención Social - Área de Formación Académica - Área de Supervisión.
La citada variedad de aplicaciones de la musicoterapia nos obliga a pensar como profesionales, en la responsabilidad ética que debemos asumir para limitar la práctica profesional a las áreas de trabajo y niveles en los que se tenga la formación académica y experiencia profesional adecuada. En este sentido, consideramos los estudios de formación complementarios de suma importancia para el desarrollo académico y profesional adecuado de esta disciplina. (arriba)

METODOLOGÍA Y TÉCNICAS DE TRABAJO
Los aspectos antes señalados sobre la variedad de áreas y niveles de práctica profesional en la que la musicoterapia se desarrolla, han contribuido a que proliferen diferentes metodologías y técnicas de intervención en esta disciplina. La fundamentación y definición de la musicoterapia como disciplina y profesión es demasiado amplia y compleja para ser avalada por un solo tipo de conocimiento, siendo uno de sus elementos de conceptualización la vinculación existente entre la música y la terapia y a partir de la cual se establecen los planteamientos teóricos que pertenecen al encuadre o campo de acción propio de la musicoterapia. Concordamos con Bruscia (1989) en que el desafío de desarrollar una teoría de la musicoterapia consiste en estudiar su unicidad y su desarrollo teórico, que teniendo implicación sobre la práctica profesional y de investigación se encuentran en estrecha vinculación con las metodologías propias de intervención en cada caso. Desde el aspecto metodológico aceptar estos argumentos como punto de partida permiten más fácilmente delimitar que es y que no es pertinente realizar dentro de un encuadre musicoterapéutico.
En términos generales, podemos citar una serie de aspectos metodológicos que son los que definen la práctica profesional de la musicoterapia o lo que se conoce como encuadre musicoterapéutico, pero a su vez cada área de trabajo y/o patología requerirá un modo específico de intervención que se traducirá en una serie de estrategias para organizar el tratamiento en función de las necesidades del paciente y el contexto de trabajo, y utilizar las técnicas adecuadas. El elemento distintivo que caracteriza a la musicoterapia es la utilización de la música, en la más amplia concepción del término, donde el centro de cada sesión se convierte en una experiencia musical. Los procedimientos básicos utilizados para trabajar son los que permiten la expresión corporo- sonoro- musical del paciente en sus diferentes modalidades: exploración de sonidos corporales, vocales e instrumentales, interpretación - improvisación - composición instrumental y/o vocal, creación de secuencias y climas sonoros, actividades rítmico-melódicas y audición de material discográfico, entre otros. Al ser la musicoterapia una profesión interdisciplinaria debemos citar que también pueden utilizarse otras técnicas o formas artísticas simultáneamente a la música como recurso para lograr los objetivos del tratamiento: dramatización, expresión verbal, movimiento y danza, pintura, expresión gráfica, entre otras. Entre los factores que intervienen en la elección de una metodología de trabajo determinada podemos citar:
- Las corrientes teóricas o de pensamiento a las que se adscribe dentro de la disciplina y la comunidad científica en la que habita el musicoterapeuta que desarrolla su labor.
- El tipo de patología con la que se trabaja y el tipo de tratamiento que esta requiere.
- El contexto de trabajo y las necesidades institucionales.
La clasificación de las técnicas de trabajo de la musicoterapia también ha sido tratada por diferentes autores. La clasificación más extendida es la que agrupa las técnicas de intervención en activas o pasivas (Alvin, 1978; Benenzon, 1989; Wigram, 1995). Las técnicas son activas cuando el paciente participa en la sesión a través de su actuación personal. Actualmente el término activas esta siendo reemplazado por el de interactivas, (Wigram, 1997) debido a la situación de interacción y comunicación que se produce durante el proceso de intervención musicoterapéutico. Las técnicas son pasivas cuando el paciente participa de la actividad musical desde una perspectiva más "tranquila" y menos participativa activamente desde el movimiento o la actividad musical propiamente dicha. Maranto (1993) distingue seis técnicas diferentes de intervención en musicoterapia: receptiva, recreativa, improvisatoria, compositiva, activa y la combinación de las anteriores, dentro de las cuales pueden realizarse diferentes tipos de actividades. Bruscia (1987) a su vez, divide las técnicas activas en técnicas de improvisación, recreación, composición y audición. Entre las técnicas pasivas Bonny (1993) describe los beneficios de una técnica cada vez más extendida en musicoterapia, el Guided Imaginery and Music, y Wigram-Maranto (1997) describen los beneficios de la Terapia Vibroacústica. Ateniéndonos a la clasificación clásica de técnicas activas y pasivas citamos algunas de las técnicas de trabajo existentes en a actualidad:

Técnicas Activas
- Técnicas psicomusicales activas en grupo
- Técnicas de improvisación libre instrumental y/o vocal
- Musicoterapia Orff
- Psicodrama musical
- Método Nordoff Robbins o de Musicoterapia Creativa
- Sonorización de situaciones
- Combinación de improvisación, dramatización y movimiento
- Técnicas corporales aplicadas a la música
- Composición instrumental y/o vocal
- Grabación de secuencias sonoras

Técnicas Pasivas
- Técnicas de audición musical
- Visualizaciones sonoro-musicales
- Expresión gráfica y verbal de la audición musical
- Método Bonny o de las Imágenes Guiadas y Música (GIM)
- Técnicas Vibroacústica
- Regresiones musicales
La variedad de técnicas citadas nos hace reflexionar una vez más sobre la necesidad de especialización, tendencia que se evidencia, sobre todo, en países pertenecientes al contexto profesional anglosajón. (arriba)

PROCESO DE EVALUACIÓN
El proceso de evaluación constituye una parte fundamental en el desarrollo metodológico de toda profesión. Concebido como un proceso permanente de reflexión y análisis se convierte en un proceso que permite la recogida sistemática de información de lo que ocurre en un tratamiento de musicoterapia. En términos generales la evaluación en musicoterapia no se toma como un aspecto metodológico especifico a desarrollar, sino que se incluye como parte de un programa o como descripción metodológica de forma no directa en los análisis de casos clínicos. Dentro de la literatura específica nos atrevemos a decir que no se ha escrito demasiado sobre aspectos específicos relacionados con la evaluación como una fase metodológica dentro del trabajo musicoterapéutico. La bibliografía existente en la actualidad no se centra específicamente en los procesos evaluativos de la musicoterapia: recopilación de datos, categorización de los mismos, redacción de informes, aspectos de evaluación, relaciones entre la evaluación inicial y la evaluación final del paciente, las relaciones entre la evaluación inicial del paciente y su diagnóstico, la evaluación sobre la efectividad del tratamiento, la evaluación del musicoterapeuta en la sesión entre otros. etc. El proceso de revisión bibliográfica realizado nos muestra que la información sobre evaluación en musicoterapia se presenta:
- De una forma no directa en análisis de casos describiendo objetivos y actividades, y la efectividad del tratamiento: Benenzon, 1991; Hoskyns 1995; Muller & Warwick, 1995; Olfield, 1995; Smeijters & Van del Hurk, 1995; Wagner 1996.
- Mostrando protocolos o procedimientos de evaluación inicial y final en sus informes sobre práctica clínica: Nordoff & Robbins, 1977; Gfeller & Baumann, 1988; Andsell 1991; Sabbatella, 1993; Grant 1995; Olfield & Adams, 1995; Van Colle & Williams, 1995; Wigram, 1995.
- Examinando el proceso musical en sí mismo dentro de un proceso musicoterapéutico: Bergstrom Nielsen 1993; Pavlicevic, 1995; Lee 1995.
- Describiendo información metodológica sobre formas de evaluación y protocolos de evaluación inicial y final: Bruscia, 1987; Olfield, 1993; Maranto 1993.
- Describiendo información metodológica sobre supervisión en musicoterapia Di Franco 1995; Brown 1997.
Es de destacar que el análisis de la bibliografía muestra que la mayoria de los autores pertenecen al contexto profesional anglosajón, aunque son muchos los autores que centran sus intereses en procedimientos metodológicos relacionados con los procesos de evaluación, mostrando el contexto profesional iberoamericano casi una ausencia de literatura especifica en este tema. En nuestra opinión la evaluación es una actividad constante en un proceso musicoterapéutico, y consideramos que el proceso de evaluación abarca aspectos más amplios a tener en cuenta. Un proceso completo y global de evaluación debe incluir elementos de evaluación y análisis que contemplen aspectos:
- Relacionados con el paciente
- Evaluación inicial, periódica y final del paciente.
- Evaluación de la metodología, procedimientos, estrategias y técnicas utilizadas.
- Evaluación de la efectividad del tratamiento.
- Relacionados con el musicoterapeuta.
- Evaluación de los procesos interpersonales en el proceso musicoterapéutico.
- Evaluación de procesos metodológicos y técnicos utilizados.
- Relacionado con el proceso de tratamiento
- Supervisión de la práctica clínica o profesional.
- Relacionado con la evaluación del proceso de evaluación en musicoterapia
- Meta evaluación de los procesos metodológicos necesarios para evaluar la - musicoterapia.
Dentro del proceso evaluativo, la evaluación del paciente parece ser el aspecto más relevante a tener en cuenta por los musicoterapeutas, siendo la evaluación inicial y final del tratamiento el tipo de actividad evaluativa más utilizada. Siguiendo a Bruscia (1987:13) podemos definir la evaluación inicial en musicoterapia como "el proceso mediante el cual el terapeuta recoge y analiza información sobre el cliente que considera necesaria para planificar e implementar un programa de tratamiento efectivo. La evaluación inicial puede dirigir a hipótesis especificas sobre la naturaleza y las causas de la condición del cliente o su diagnostico, o puede conducir a comprender la personalidad del cliente, sus problemas, necesidades, recursos y potencialidades. Toda esta información ayuda al terapeuta a organizar una dirección de la terapia y también a determinar cuales serán las estrategias de tratamiento más efectivas". Este mismo autor define la evaluación final como "el proceso de determinar el progreso que el cliente realiza al lograr los objetivos de la terapia. El progreso es usualmente evaluado mediante la observación de los cambios que el cliente hace como resultado del tratamiento, y comparando el estado actual del cliente con su estado anterior, por ejemplo al inicio de la terapia. Los datos provenientes de la evaluación inicial proporcionan un criterio de base para evaluar el progreso del paciente". Todos los contenidos teóricos enunciados nos permiten extraer las siguientes conclusiones sobre la evaluación de pacientes en musicoterapia:
- Se utilizan diferentes protocolos de evaluación y estos varían de acuerdo al área de trabajo, el tipo de pacientes, el nivel de práctica profesional, las necesidades institucionales y la orientación teórica del musicoterapeuta.
- El tipo de evaluación realizada varia de procesos sistemáticos a menos sistemáticos.
- La habilidad de evaluación del musicoterapeuta depende de su formación profesional.
- La evaluación puede realizarse al inicio del tratamiento, cada cierto periodo de tiempo o al finalizar el tratamiento.
- Los datos recogidos en la evaluación realizada al inicio del tratamiento se utilizan para realizar evaluaciones posteriores.
En el proceso de evaluación de pacientes los elementos más importantes a tener en cuenta son los aspectos que serán objeto de evaluación durante el tratamiento. Los aspectos que reseñamos a continuación no constituyen sólo son elementos a evaluar tanto al inicio como al final del tratamiento sino que también se convierten en objetivos a trabajar durante el mismo. A continuación ofrecemos un listado sobre posibles aspectos a evaluar en un tratamiento musicoterapéutico. El mismo es un compendio de todos los aspectos reseñados por diferentes autores y metodologías de trabajo. A fin de sistematizar y organizar los aspectos o elementos a evaluar presentamos los mismos agrupándolos en categorías que 
presentamos en las siguientes tablas:

TABLA 1: ASPECTOS SONORO - MUSICALES GENERALES
- Conocimientos y capacidades musicales generales
- Gustos/preferencias musicales
- Historia sonora del paciente: ambiente sonoro del parto, ambiente musical familiar, formación musical de los padres, actitud hacia la música...
- Habilidad para cantar y tocar instrumentos
- Capacidad de respuesta musical
- Capacidad para realizar elecciones y respuestas sonoras
- Capacidad de creación musical
- Habilidad para organizar sonidos en ritmos
- Habilidad para organizar sonidos en melodías
- Nivel de estructuración de la producción sonora
- Trama y textura de las producciones sonoras
- Atención musical
- Memoria rítmica
- Capacidad para reconocer ritmos
- Habilidad para responder rítmicamente
- Habilidad para reproducir estructuras rítmicas
- Estructuras rítmicas características
- Componentes expresivos con relación al ritmo
- Memoria melódica
- Capacidad para reconocer melodías
- Habilidad para responder melódicamente
- Habilidad para reproducir estructuras melódicas
- Estructuras melódicas características
- Componentes expresivos con relación a la melodía
- Habilidad para responder armónicamente
- Habilidad para reproducir estructuras armónicas
- Estructuras Armónicas características
- Memoria armónica
- Componentes expresivos con relación a la armonía
- Duración media de las intervenciones musicales
- Capacidad de discriminación auditiva
- Tipo de respuesta a la música (automática, corporal, vocal)
- El significado de la música para el paciente
- Rasgo musical que expresa preferentemente

TABLA 2: UTILIZACIÓN DE INSTRUMENTOS MUSICALES
- Características sonoras de los instrumentos elegidos
- Características físicas de los instrumentos elegidos
- Sonidos instrumentales preferidos
- Habilidades de manipulación para hacer sonar los instrumentos
- Modos de ejecución preferidos
- Variedad en los modos de ejecución
- Condicionamiento cultural en el modo de ejecución
- Coordinación en la ejecución
- Instrumentos elegidos para acompañar las producciones sonoras
- Elementos musicales característicos
- Capacidad de respuesta musical instrumental
- Capacidad de improvisación
- Capacidad de expresión instrumental
- Habilidad para reconocer instrumentos 
- Memoriza rítmico-melódica instrumental 
- Habilidad para elegir y placer en la ejecución instrumental
- Predisposición a trabajar con los instrumentos

TABLA 3: UTILIZACIÓN DE LA VOZ
- Características sonoras de la voz hablada
- Características sonoras de la voz cantada
- Capacidad de reconocer su voz hablada
- Capacidad de reconocer su voz cantada
- Capacidad de entonación
- Capacidad de memorización melódica
- Capacidad de improvisación vocal
- Capacidad de improvisación pre-melódica
- Capacidad de improvisación melódica
- Capacidad de improvisación con letra
- Capacidad de expresión vocal
- Capacidad de participación vocal
- Capacidad de interacción vocal
- Tipo de producción melódica (simple, compleja) 

TABLA 4: ASPECTOS CORPORALES Y FÍSICOS CON RELACIÓN AL FENÓMENO SONORO
- Coordinación sonoro-corporal
- Tipo de respuesta corporal al sonido/elementos musicales
- Asociación sonido movimiento
- Capacidad de expresión corporal
- Grado de conexión expresiva corporal con el fenómeno sonoro
- Cambios en la expresión facial/corporal antes y después de la sesión
- Posición del cuerpo en el espacio
- Tolerancia a la cercanía corporal y al contacto ocular
- Capacidad de traducir sonido en movimiento y al revés
- Actitud corporal frente a los instrumentos
- Puntos de contacto del cuerpo con los instrumentos
- Reacciones hormonales ante la estimulación con sonido/música

TABLA 5: ASPECTOS EMOCIONALES A TRAVÉS DEL FENÓMENO SONORO
- Tendencia utilizar la música como un modo de descargar tensiones
- Relaciones afectivas que establece con los instrumentos/sonido
- Relaciones afectivas que establece con los compañeros a través del sonido
- Relaciones afectivas que establece con el musicoterapeuta a través del sonido
- Comunicación de sentimientos a través del sonido/música
- Respuesta emocional a la interacción musical con los compañeros
- Respuesta emocional a la interacción musical con el musicoterapeuta
- Respuesta emocional a la música producida por el mismo paciente
- Respuesta emocional a la música producida por los compañeros
- Respuesta emocional a la música producida por el musicoterapeuta
- Grado de conexión expresiva con el fenómeno sonoro
- Asociaciones estimuladas por la producción sonora
- Mecanismos de defensa ante los estímulos sonoros
- Capacidad de expresión a través del sonido y el texto 
- Verbalizaciones con relación al sonido, la música
- Posibilidad de desarrollo imaginativo con relación al sonido y la música
- Expresión de la patología a través del sonido
- Contenido de las letras con relación a la patología 
- Identificación con las letras
- Cambios en la personalidad que pueden producir las letras 
- Verbalizaciones con relación a los contenidos de las letras
- Habilidad para elegir y placer en la ejecución
- Respuesta emocional a los distintos instrumentos
- Cambios en la personalidad que puede producir el trabajo corporo-sonoro-musical
- Contenido de las letras en relación con la patología
- Verbalización con relación a las letras
- Identificación con las letras
- Identificación con melodías/música/ compositores

TABLA 6: ASPECTOS COMUNICACIONALES Y/O SOCIALES A TRAVÉS DEL FENÓMENO SONORO
- Habilidades de comunicación sonoro-corporal
- Intencionalidad de comunicación
- Intencionalidad de diálogo sonoro
- Nivel de diálogo sonoro
- Direccionalidad de la producción sonora (hacia el mismo, o los otros)
- Flexibilidad en adaptación de su producción sonora a la del grupo
- Capacidad para interactuar sonoramente con el grupo
- Capacidad para interactuar sonoramente con el musicoterapeuta
- Tipo de participación en la actividad musical grupal
- Aceptación de normas sociales mediante la música
- Habilidades de verbalización con relación a la música
- Elementos musicales que utiliza para contactar con otros
- Actitud para utilizar la música como relación con otros
- Capacidad de escuchar
- Tipo de relación que establece con el sonido
- Tipo de relación que establece a través del sonido con el musicoterapeuta
- Tipo de relación que establece a través del sonido con los compañeros
- Capacidad para realizar música para que otros imiten 
- Habilidad para realizar música para otras personas 
- Capacidad para compartir instrumentos o la música

(arriba)

CONCLUSIÓN
Como cuerpo de conocimiento, la musicoterapia es interdisciplinaria, es una combinación de varias disciplinas que interactúan juntas para dar paso a esta nueva disciplina que integra el arte, la ciencia y un proceso interpersonal, aspectos que como hemos citado se reflejan en la variedad de contextos profesionales en las que se desarrolla y de las metodologías de trabajo, técnicas de intervención y sistemas de evaluación utilizados. Consideramos que esta variedad nos lleva en la actualidad a generar la necesidad de una "especialización profesional del musicoterapeuta" en una u otra área de trabajo con la consecuente especialización metodológica en las técnicas de intervención adecuadas. La revisión bibliográfica realizada sobre las actuales metodologías y procesos de evaluación de la musicoterapia nos sustentan la idea de que hay aún mucho más que sistematizar e investigar sobre estos temas específicos de suma importancia para el desarrollo teórico de nuestra disciplina. (arriba)

BIBLIOGRAFÍA
Alvin, J.(1978). Musicoterapia. Ricordi. Bs.As.
Ansdell, G. (1991). Mapping the territory. Journal of British Music Therapy. Vol. 5 ( 2).
Aldridge, D. & Verney, R. (1988). Creative Music Therapy in a Hospital Setting. British Journal of Music Therapy. Vol.2 (2).
Benenzon, R. (1991). Teoría de la musicoterapia. Bilbao: Mandala.
Berggstroem-Nielsen, C. (1993). Graphic notation as a tool in describing and analizing music therapy improvisations. Music Therapy. Vol. 12 (1).
Bonny, H.; Savary L. (1993). La música y su mente. Madrid: Edaf.
Brown, S. (1997). Supervision in context: a balancing act. British Journal of Music Therapy. Vol. 11 (1).
Bruscia, K. (1987). Improvisational Models of Music Therapy. USA: Charles Thomas Publisher.
Bruscia, K. (1989). Defining Music Therapy. USA: Spring House Books.
Di Fanco, G. (1996). Music Therapy: a supervision project. Music Therapy within Multi-disciplinary teams: Proceedings of the III European Music therapy Conference. Denmark: Aalborg Universitetsforlag.
Di Franco, G. (1995). Scheda di Musicoterapia.. ISFOM. Nápoles.
Gainza, V. (1997). Ficha orientativa para la observación de la conducta musical. 
En R. Benezon, V. Gainza y G. Wagner, Sonido, Comunicación, Terapia. Salamanca: Amarú.
Grant, R. (1995). Music Therapy assessment for developmentally disabled clients. En T. Wigram, B. Saperston & R. West, The Art & Science of Music Therapy: A Handbook. The Netherlands: Harwood Academic Publishers.
Lee, C. (1989). Structural analysis of Therapeutic Improvisatory Music. British Journal of Music Therapy. Vol. 3 (2).
Lee, C. (1990). Structural analysis of Post-Tonal Therapeutic Improvisatory Music. British Journal of Music Therapy. Vol. 4 (1).
Maranto, C. (1993). Music Therapy: International Perspectives. USA: Jeffrey Books.
Olfield, A. (1993). A study of the way music therapists analyse their work. British Journal of Music Therapy. Vol.7 (1).
Sabbatella, P. (1993). Un modelo para el análisis del discurso en musicoterapia. Tavira:
Revista de la Escuela de Formación del Profesorado Josefina Pascual de la Universidad de Cádiz. Nº 10.
Sabbatella, P. (1998). Cuestionario sobre Práctica Profesional de la Musicoterapia. (CPPMT)-(UCA© 3927). Universidad de Cádiz.
Sabbatella, P. (1998). How to evaluate music therapy?. Comunicación presentada durante el IV European Music Therapy Congress. Bélgica: Lemmeninstitut.
Scriven, M. (1991). Evaluation Thesaurus. USA: Sage Publications.
Wagner, G. (1997). Ficha de Evaluación Neuro-Sonoro-Musical: No publicado.
Wheeler, B. (1983). A psychoterapeutic classification of music therapy practices. Music Therapy Perspectives, Vol. 1, Nº2, 39-49.
Wigram, T. (1995). A model of assessment and differential diagnosis of handicap in children through the medium of music therapy, en T. Wigram, B. Saperston & R. West, The Art & Science of Music Therapy: A Handbook. The Netherlands: Harwood Academic Publishers.
Wigram, T.; Maranto,C. (ed) (1997). Music Vibration. USA: Jeffrey Books.
Wigram, T. (1997). Sensazioni sonore: l'effetto fisico del souno nella terapia del'' ipereccitamento e dei disturbi motori. Conferencia presentada durante el III Congresso Nazionale di Musicoterapia: Metodologie, Ricerche Cliniche ed Interventi, Torino, Italia: No publicado.
Patricia L. Sabbatella
Artículo publicado en la Revista Brasileira de Musicoterapia. Año IV, Número 5, 2001, paginas 9-28.

(arriba)